IKASTOLA significa “escuela” en vasco. Escuela es una palabra tan antigua como nuestras raíces: diversas, mezcladas, profundas, que sustentan el presente y alimentan el futuro. Ser escuela evoca sencillez, humildad y dignidad. Tener una escuela indica un lugar para aprender, para entregar lo que somos, lo que sabemos y recibir lo que nos haga más humanos. Hacer escuela nos muestra una senda, una forma de mirar y de mirarnos, una forma de mostrar y mostrarnos. Nosotros somos una escuela, tenemos una escuela y queremos hacer escuela.